martes, 20 de julio de 2010

Punto


He llegado a un punto.
Urgente acabar con la inercia.
Dejar de redactar mensajes que jamás llego a enviar.
Dejar de comerme las uñas.
Dejar de dejar que los demás me den forma. Me conformen. Dejar de conformarme con lo que los demás quieren que sea.
Es urgente acabar con las notas.
Escribir cuentos y poemas. No más de este apunte inacabable, infinito, antropófago, que se come mis esfuerzos y mis ilusiones, que no vale, que es un eterno preámbulo de otra cosa.
Tanto más válido, tanto más inexistente.
La promesa de eso otro.

Ha llegado el punto.
No puedo más con la desconfianza.
Quiero ingenuidad, mortal y dura.
¡Quiero que me toméis el pelo!
Pero ya me lo tomó el peluquero.
Y emocionarme como a los quince años.
Llorar a raudales al escuchar tres notas de un piano. Pero llorar sin rabia.
Quiero dejar de lado los ajustes de cuentas.
Las cuentas nunca ajustan, siempre están cojas.
La cojera vive conmigo, se viene noche tras noche a dormir a mi cama.
Quiero creer en el poder de mi imaginación.
Y no abandonar las historias porque ya se han contado.
Quiero vivir sin saber nada de nada.
Ni de lo que haces tú ni de lo que dices tú.
Quiero dejar de sumar decepciones.
O quiero despeñarme en una sola y gran decepción, la que yo me procure.
Pero una vez que algo esté hecho.

The Cinematic Orchestra – Familiar Ground

2 comentarios:

verónica dijo...

gracias por la visita... (al final de la entrada, después de los videos, digo que la frase es tuya, y en la entrada anterior utilicé otra " no sé cuándo aprendí a quedarme con tan poco", que me encanta y que la hago mía estos días, aunque no para siempre)
me encanta vuestro programa,es único, necesario, divertido e intructivo...¡deberían daros un montón de premios!

Carolink dijo...

Claro, efectivamente, vi que lo indicabas es el post! No me habría dado cuenta por mí misma :)
Lo que nos dices del programa es simplemente lo más bonito que me han dicho en tiempos...

Se ha producido un error en este gadget.